Aclaración: Top10VPN es editorialmente independiente. Podemos ganar comisiones si compras una VPN a través de enlaces en nuestro sitio.

Los 10 inconvenientes de usar una VPN


Simon Migliano es un experto en VPN reconocido a nivel mundial. Ha probado cientos de VPN y sus investigaciones han sido publicadas en la BBC, The New York Times y un largo etcétera. Leer biografía completa

Entender los inconvenientes de utilizar una VPN y saber lo que puede y no puede hacer es esencial para mantener tu seguridad en internet. En esta guía, presentamos los 10 principales inconvenientes de las VPN.

una balanza mostrando los inconvenientes de usar una VPN

Utilizar un servicio de VPN de calidad es una forma fiable de proteger tu privacidad y maximizar tu libertad en internet. Esto te permite ocultar tu dirección IP, cifrar tu actividad de navegación y desbloquear los sitios web censurados en tu región.

Pero una VPN no solucionará todos tus problemas. Es importante entender las limitaciones e inconvenientes de usar una VPN para mantener tu seguridad en línea.

A pesar de todos sus beneficios, pensar que una VPN es la solución universal a tus problemas de privacidad podría ponerte en peligro.

En esta guía te explicamos los diez principales inconvenientes de utilizar una VPN.

RESUMEN RÁPIDO

Los 10 principales inconvenientes de las VPN son:

  1. Una VPN no garantiza el anonimato total. Más información
  2. Tu privacidad no siempre está garantizada. Más información
  3. Las VPN son ilegales en algunos países. Más información
  4. Una VPN segura y de calidad cuesta dinero. Más información
  5. La mayoría de las VPN reducen tu velocidad de conexión. Más información
  6. El uso de una VPN aumenta el consumo de datos. Más información
  7. Algunos servicios de internet intentan bloquear a los usuarios de VPN. Más información
  8. Las VPN no te protegen del malware ni de los ataques de phishing. Más información
  9. La mayoría de las VPN no consiguen sortear la censura o los bloqueos de streaming. Más información
  10. Muchas VPN son muy peligrosas. Más información

1. Una VPN no te hace completamente anónimo

Ni siquiera las mejores VPN pueden garantizar tu anonimato en internet. Tu comportamiento de navegación puede revelar tu verdadera identidad de formas que tu servicio de VPN no es capaz de controlar.

Si inicias sesión en una cuenta de Google o Facebook, una VPN no puede impedir que esas empresas vigilen tu actividad.

Además hay varias técnicas que usan los anunciantes para rastrearte en internet. Entre ellas:

  • Rastreadores web y cookies: los sitios web utilizan rastreadores y cookies para adaptar su servicio a tus necesidades específicas. Almacenan datos sobre ti, como el nombre y la ubicación geográfica, que pueden utilizarse para identificarte a pesar de estar utilizando una conexión de VPN.
  • Huella digital del navegador: la mayoría de los navegadores revelan pequeñas cantidades de datos específicos de tu sesión y de ti. Las autoridades y los anunciantes pueden cotejar esta información para construir una “huella digital” que identifique tu presencia en línea, aunque estés usando una VPN. Si quieres saber más sobre huellas digitales consulta nuestra guía sobre los mejores navegadores privados.

Huella digital que explica la huella digital del navegador.

Para maximizar tu anonimato, deberías vincular tu VPN con un navegador realmente privado como Mozilla Firefox.

Considera también la posibilidad de utilizar un motor de búsqueda anónimo como DuckDuckGo y analiza tus patrones de comportamiento en línea.

2. Tu privacidad depende de tu servicio de VPN

Una de las principales razones para utilizar una VPN es impedir que personas no deseadas vean lo que haces en línea.

Al igual que no dejarías que un desconocido te observara a través de la ventana de tu casa, no quieres que ningún desconocido espíe lo que haces en internet.

Sin embargo, al protegerte con una VPN, estás entregando tu actividad de navegación a otra persona: tu servicio de VPN.

Todo tu tráfico se dirige a través de los servidores del proveedor de VPN. Si quisiera, podría saber quién eres y ver qué haces en línea. Por eso es fundamental leer la política de registro de la VPN antes de empezar a utilizarla.

Tu privacidad depende por completo de la fiabilidad del servicio de VPN.

Necesitas una VPN que no registre ninguna información personal que pueda identificarte o sobre tus actividades. Lo ideal sería que la política de registro estuviera verificada por una auditoría externa e independiente.

Una VPN que no cuente con una política de cero registros es una amenaza para tu privacidad y es muy probable que no sea segura. Para obtener más información sobre las políticas de registro y ver una lista de las VPN sin registros, consulta nuestra guía sobre registros de VPN.

3. En algunos países es ilegal utilizar una VPN

Mapa que muestra los países en los que las VPN son legales e ilegales

Las aplicaciones de VPN son legales en casi todos los países del mundo, pero existe un pequeño número de lugares en los que el uso de una VPN es ilegal o está restringido.

Los países que prohíben o regulan el uso de las VPN son:

  • Bielorrusia
  • China
  • Irán
  • Irak
  • Corea del Norte
  • Omán
  • Rusia
  • Turquía
  • Turkmenistán
  • Emiratos Árabes Unidos

Podrías estar infringiendo la ley por el simple hecho de utilizar una VPN y podrían procesarte por ello.

En China, por ejemplo, si te sorprenden utilizando un servicio de VPN que no haya sido explícitamente aprobado por el gobierno, pueden ponerte una multa de hasta 15 000 yuanes (unos 2300 dólares).

Para obtener más información sobre la censura a nivel internacional, consulta en qué partes del mundo son legales o ilegales las VPN.

NOTA: Usar una VPN para llevar a cabo actividades ilegales es ilegal en cualquier parte del mundo.

4. Un buen servicio de VPN cuesta dinero

La triste realidad es que una VPN segura y de calidad va a costarte dinero.

Sin embargo, no tiene por qué ser cara. El precio medio de nuestras VPN más recomendadas es de algo menos de 4 dólares al mes, y la opción más barata cuesta solo 1,11 $ al mes.

Para ver una comparación de precios completa, echa un vistazo a nuestro análisis Cuánto cuesta una VPN.

Las mejores VPN no son siempre las más caras, pero es poco probable que encuentres un servicio gratuito que haga todo lo que quieres.

La mayoría de las VPN gratuitas son de mala calidad o muy peligrosas y, sinceramente, no merece la pena correr riesgos cuando estamos hablando de privacidad y seguridad.

Dicho esto, hemos encontrado varias aplicaciones VPN gratuitas de confianza. Son servicios muy buenos, teniendo en cuenta que no pagas ni un céntimo. Sin embargo, su rendimiento es limitado y la mayoría limitan la cantidad de datos que puedes utilizar al mes.

5. El uso de una VPN reduce la velocidad de conexión

Utilizar una VPN casi siempre reduce la velocidad de tu conexión a internet. Esto se debe a que, una vez que activas la VPN, la conexión empieza a usar una ruta más larga hacia internet, a través del servidor VPN elegido.

Si utilizas una VPN de buena calidad, la pérdida de velocidad es mínima, hasta el punto de que es posible que ni siquiera la notes. Hotspot Shield, por ejemplo, provoca una pérdida de velocidad de tan solo el 0,41 %.

Sin embargo, las VPN de mala calidad pueden ralentizar la velocidad de descarga y aumentar la latencia hasta el punto de no poder utilizarse, lo que puede suponer un problema importante si tu conexión a Internet ya es bastante lenta de por sí o si estás haciendo algo sensible a la velocidad, como el streaming, los juegos o las descargas de torrents.

CONSEJO PROFESIONAL: Muy de vez en cuando, una VPN puede mejorar la velocidad de algunas actividades ayudándote a superar el estrangulamiento del ancho de banda del proveedor de servicios de internet.

6. Una VPN aumenta el consumo de datos

Al cifrar tus datos y ocultar tu tráfico a miradas indeseadas, las VPN también aumentan la cantidad de ancho de banda que utilizas.

En el caso de los usuarios de VPN en dispositivos móviles, esto significa que cada vez que usas tu VPN conectado a los datos móviles y no a una red Wi-Fi, estás consumiendo datos a un ritmo más rápido de lo que lo harías sin tener una VPN activada.

Nuestro análisis ha demostrado que las VPN aumentan el consumo de datos entre un 4 y un 20 %, dependiendo del protocolo de VPN que utilices.

Como consecuencia, es muy probable que alcances el límite de datos mensual de tu contrato mucho antes. Además, si estás en el extranjero, podrías tener que pagar más por tarifas de itinerancia de datos.

7. Algunos servicios de internet bloquean a los usuarios de VPN

Muchos servicios en línea desaconsejan el uso de VPN o directamente lo prohíben.

Suele ser el caso de servicios de streaming como Netflix y BBC iPlayer, que intentan bloquear las VPN para evitar que accedas a vídeos y películas que no tienen licencia en tu zona geográfica.

Algunas tiendas digitales, como Steam, también tratan de impedir que los usuarios accedan a su servicio a través de una VPN. Esto sucede porque tiene versiones localizadas de la tienda con precios y fechas de lanzamiento específicos para cada región.

Aunque utilizar una VPN para desbloquear contenidos “ocultos” en estos sitios no es ilegal (en la mayoría de los países), puede ir en contra de las condiciones de uso de la empresa. Si es así, tienen derecho a suspender o eliminar tu cuenta si detectan que estás utilizando una VPN.

NOTA: Hemos analizado 71 servicios de VPN y los hemos probado todos con Netflix, incluidos servicios de VPN de baja calidad fácilmente detectables por los censores de Netflix. Sin embargo, nunca nos han cancelado ninguna cuenta.

8. Las VPN no te protegen del malware ni de los ataques de phishing

Si no entiendes bien los límites de una VPN, puedes tener la falsa impresión de ser intocable en internet.

Aunque un buen servicio de VPN ofrece una protección esencial contra las escuchas y los ataques de intermediarios, no son una solución universal.

Utilizar una VPN no te protege contra:

  1. Malware: las VPN no protegen tu dispositivo contra la mayoría de los programas maliciosos (como virus, programas espía y secuestros de datos), aunque sí evitan la inyección de código malicioso durante un ataque de intermediario (man-in-the-middle).
  2. Ataques de phishing: con una VPN activada sigues siendo susceptible de sufrir ataques de ingeniería social, como las estafas de phishing. Ten cuidado con los enlaces que sigues y con lo que descargas en tu dispositivo.

NOTA: Algunos servicios de VPN ofrecen funciones de seguridad adicionales. La función CyberSec de NordVPN, por ejemplo, incluye un bloqueador de anuncios, un software antimalware y una herramienta para evitar ataques DDoS. Normalmente hay que pagar un precio adicional por estas funciones y a veces no funcionan tan bien como otros productos independientes similares.

9. No siempre es posible saltarse las restricciones

Mensaje de error que muestra DAZN cuando detecta una VPN

Según nuestra encuesta de estadísticas globales, más de una quinta parte de los usuarios de VPN en Estados Unidos y Reino Unido utilizan una VPN para “acceder a contenidos de entretenimiento restringidos geográficamente“. Esto implica desbloquear bibliotecas de streaming extranjeras y ver contenidos que no suelen estar disponibles desde tu ubicación.

Otras personas utilizan las VPN para acceder al internet global gratuito desde países con un alto nivel de censura, como China, Turquía e Irán.

Desgraciadamente, ningún proveedor de VPN puede garantizar que estas restricciones se puedan burlar en todo momento.

Algunas VPN son mejores que otras, pero incluso las mejores sufren bloqueos de vez en cuando. Básicamente es como un juego del ratón y el gato entre el servicio de streaming (por ejemplo, Netflix) o el sistema de censura (por ejemplo, el Gran Cortafuegos de China) y tu servicio de VPN.

Consulta nuestras listas de las mejores VPN para streaming y las mejores VPN anti censura para saber cuáles son las VPN que pueden evitar actualmente las agresivas restricciones de la web.

10. La mayoría de las VPN son peligrosas

Tu servicio de VPN tiene acceso a mucha información personal como tu dirección IP, los sitios web que visitas y lo que haces en ellos.

Las empresas de VPN de confianza ignoran esta información y la mayoría se asegura de que nunca se registre.

Sin embargo, mientras las empresas de VPN seguras ganan dinero mediante las suscripciones, muchas VPN gratuitas no son seguras y las empresas que están detrás de ellas ganan dinero recopilando información personal y vendiéndosela al mejor postor.

En resumen, el producto eres tú, no la VPN. El fin de estas empresas es recopilar datos para venderlos y ganar dinero, por eso pueden ofrecer sus servicios de VPN “gratis”.

Ese es el motivo por el que, a veces, utilizar una VPN puede ser más peligroso que no hacerlo. Es fundamental que investigues bien antes de descargarte una. Utiliza una VPN segura y de confianza o no utilices ninguna.

Conclusión

Si te preocupa tu privacidad, seguridad y libertad en línea, es esencial utilizar una VPN.

Una buena VPN oculta tu identidad y mantiene tu actividad en línea fuera de la mirada indiscreta de gobiernos, ISP, grandes empresas, administradores de red y hackers.

También te permitirá saltarte las restricciones geográficas y acceder a contenidos bloqueados o censurados en tu país.

Sin embargo, ninguna VPN satisfará todas tus necesidades de privacidad y seguridad. Además, las VPN ralentizan la velocidad de internet y aumentan el consumo de datos.

Y lo que es peor, una VPN de mala calidad puede acarrear graves riesgos de seguridad y privacidad, y dejarte en una situación peor que si no usaras ninguna.

Sobre el Autor


  • Simon Migliano

    Simon Migliano es un experto en VPN reconocido a nivel mundial. Ha probado cientos de VPN y sus investigaciones han sido publicadas en la BBC, The New York Times y un largo etcétera. Leer biografía completa