Aclaración: Top10VPN es editorialmente independiente. Podemos ganar comisiones si compras una VPN a través de enlaces en nuestro sitio.

Proxy o VPN: ¿en qué se diferencian?


Callum Tennent supervisa la manera en que probamos y analizamos los servicios de VPN. Es miembro de la IAPP y sus consejos sobre VPN han sido publicados en Forbes e Internet Society.

Nuestro veredicto

Tanto las VPN como los proxies ocultan tu dirección IP pública y consiguen acceder a páginas web bloqueadas. Sin embargo, las VPN cifran todo el tráfico web que se envía desde tu dispositivo, mientras que un proxy solo redirige el tráfico que se envía desde tu navegador web, por lo que suelen ser más rápidos que las VPN. Sin embargo, un proxy no cifra tu tráfico web y, por tanto, lo deja sin proteger.

Ilustración de dos personas eligiendo entre una VPN y un proxy.

Las VPN y los servidores proxy son herramientas similares que se diferencian en aspectos importantes.

Ambas opciones son buenas para ocultar tu dirección IP y desbloquear sitios web, pero funcionan de forma distinta.

En esta guía, explicaremos de forma sencilla las diferencias entre un proxy y una VPN para que puedas decidir qué opción es mejor para ti.

Pero antes, veremos un resumen con algunas de la principales diferencias.

Principales diferencias entre y un proxy y una VPN

  • Un proxy funciona en una aplicación y una VPN en un dispositivo. Esto significa que una VPN redirige todo el tráfico que se envía desde tu dispositivo, mientras que a través del servidor proxy se envía únicamente el tráfico de tu navegador.
  • Una buena VPN cifra tus datos, pero la mayoría de los servicios proxy te dejan desprotegido. Esto significa que nadie puede espiar tu actividad cuando utilizas una VPN, pero sí cuando usas un proxy.
  • Usar un proxy suele ser más rápido que usar una VPN. Sin embargo, las VPN ofrecen por lo general una conexión más estable y fiable.
  • Un servicio de VPN de buena calidad cuesta dinero, mientras que la mayoría de los proxies pueden usarse de forma gratuita.

¿Cuál es la diferencia entre un proxy y una VPN?

Las principales diferencias entre un proxy y una VPN son:

  1. Cifrado. Una VPN cifra el tráfico para protegerte frente a un rastreo del ISP, de la vigilancia gubernamental o del espionaje en redes abiertas. La mayoría de los proxies no cifran el tráfico, así que no es buena idea usarlos cuando manejas información sensible.
  2. Cobertura. Las VPN se instalan en el dispositivo y redirigen todo el tráfico, incluidas las aplicaciones en segundo plano. Los proxies solo suelen redirigir el tráfico de una ventana específica.
  3. Precio. Mantener una red VPN fiable es muy caro, por lo que un buen servicio VPN suele tener un coste asociado. Aunque existen servicios VPN gratuitos, normalmente tienen límites de datos, velocidades lentas o políticas de registro intrusivas. En cambio, los proxies web son casi todos gratuitos.
  4. Seguridad. Tanto las VPN como los proxies pueden ser peligrosos. Un proxy o VPN de mala calidad puede exponerte a scripts maliciosos, malware y publicidad agresiva. Incluso existen proxies y VPN cuyo único objetivo es rastrear tu actividad en Internet.
  5. Asistencia. Los servicios de VPN suelen estar gestionados por grandes empresas con un incentivo económico para proporcionar el mejor servicio posible. Esto hace que sean más fiables que los proxies y que suelan tener un sistema de atención al cliente muy bueno. Normalmente, los proxies son operaciones mucho más pequeñas que no cuentan con una verdadera red de atención al cliente.
  6. Velocidad. Cifrar tus datos y redirigir el tráfico con una VPN puede mermar la velocidad de tu conexión. Sin embargo, las VPN más rápidas del mercado tienen un impacto insignificante. Un buen proxy puede ofrecer un mejor rendimiento gracias al almacenamiento en caché.

Las VPN y los servidores proxy difieren sobre todo en materia de privacidad, seguridad y soporte. Una VPN cifra todo el tráfico que se envía desde tu dispositivo, mientras que un proxy se limita a redirigir el tráfico que se envía desde la ventana de tu navegador.

Las VPN crean un túnel privado y seguro entre tu dispositivo y el sitio web o aplicación que visitas.

Además, redirigen el tráfico a través de un servidor privado de tu elección hasta el sitio web que quieres visitar. Tu dirección IP cambia y tus datos de navegación no están vinculados a tu ubicación real, por lo que tu actividad en línea es mucho más privada.

Dependiendo del servicio de VPN, podrás elegir entre docenas o incluso cientos de ubicaciones de servidores VPN en todo el mundo, lo que significa que puedes engañar a los sitios web para que piensen que estás navegando desde una ciudad o país en concreto.

Sin embargo, a diferencia de los servidores proxy, las VPN funcionan en relación al dispositivo. Esto significa que protegen y cifran todo el tráfico procedente de tu dispositivo, no solo de la ventana de tu navegador.

Y, lo que es más importante, las VPN también cifran tu tráfico de Internet y evitan que terceros, como el proveedor de servicios de Internet (ISP), controlen tu actividad. Por este motivo, las VPN se consideran, principalmente, herramientas de privacidad.

En cambio, los servidores proxy no se consideran herramientas de privacidad. Aunque es cierto que enmascaran tu dirección IP, no cifran el tráfico. Cualquiera que vea tus datos antes de que lleguen al proxy (tu ISP, por ejemplo), sabrá exactamente lo que estás haciendo.

Consulta nuestra quía «¿Qué es una VPN?» para obtener más información.

¿Es mejor un proxy o una VPN?

Los servidores proxy son una gran opción si lo que buscas es una solución temporal, pero las VPN ofrecen más aplicaciones de privacidad y seguridad a largo plazo.

Si quieres desbloquear Netflix, por ejemplo, es mejor que uses una VPN.

Aquí tienes una tabla en la que se comparan los pros y los contras de cada opción:

Opción Servicio de VPN Servidor proxy
Cifrado Gana Pierde
Privacidad Gana Pierde
Torrents Gana Pierde
Compatibilidad Gana Pierde
Fiabilidad Gana Pierde
Ocultación geográfica Empate Empate
Velocidad Pierde Gana
Precio Pierde Gana
Facilidad de configuración Pierde Gana

RESUMEN:
Una VPN de buena calidad es mejor en cuanto a cifrado, privacidad y torrents que un servidor proxy. También suelen ser más fiables y más compatibles.

Por el contrario, los proxies suelen ser más rápidos, son más fáciles de configurar y más baratos. Las dos opciones son igual de buenas para falsear tu ubicación.

A continuación, estudiaremos con más detalle las ventajas e inconvenientes de los servidores proxy y las VPN. Si quieres saltarte los pros y contras, pasa directamente al resumen sobre qué herramienta utilizar.

Ventajas de los servidores proxy

Ilustración que muestra las ventajas de un servidor proxy.

  1. Fácil configuración. La mayoría de los proxies requieren muy poca configuración. Con un proxy web, solo tienes que introducir la URL que quieres visitar y te dirigirá a ella desde la misma ventana del navegador.
  2. Velocidad. Los proxies suelen tener un mínimo impacto sobre el rendimiento porque no cifran los datos. Eso hace que sean una forma muy rápida de saltarse las restricciones de algunos sitios web, muchas veces con mayor velocidad que la que ofrece una VPN.
  3. Oculta tu dirección IP. Si lo configuras correctamente, un buen servidor proxy ocultará tu dirección IP del sitio web que estás visitando.
  4. Gratuito. La mayoría de los servidores proxy son gratuitos. No hay coste de ancho de banda y solo notarás un poco más de latencia.

Inconvenientes de un servidor proxy

Ilustración que muestra los inconvenientes de un servidor proxy.

  1. Registros y malware. Algunos proxies registran la actividad del usuario y las direcciones IP, y otros ganan dinero insertando anuncios o malware en las páginas web. Igualmente, los proxies transparentes envían al servidor tu dirección IP y ubicación.
  2. Sin cifrado. La mayoría de los proxies no cifran los datos, lo que significa que ISP, gobiernos o cualquier persona que espíe en tu red puede ver tu actividad de navegación.
  3. Específicos de la aplicación. Los proxies son específicos de la aplicación y únicamente desvían el tráfico que se envía desde la ventana del navegador que estés utilizando.
  4. No ofrecen asistencia. Como la mayoría son gratuitos, no suelen contar con las funciones avanzadas ni la red de atención al cliente de una VPN de alta calidad.

Ventajas de las VPN

Ilustración que muestra las ventajas de una VPN frente a un proxy

  1. Cifrado. Las VPN protegen tu privacidad mediante el cifrado de datos, haciéndolos ilegibles para tu ISP o para cualquiera que espíe tu red. Obtén más información sobre el cifrado VPN en nuestra guía sobre cómo funcionan las VPN.
  2. Oculta tu dirección IP. Una VPN te asigna una dirección IP nueva en el lugar que elijas, lo que te permite eludir la censura o las restricciones geográficas de determinados contenidos.
  3. Funciones avanzadas. Muchas VPN incluyen funciones avanzadas como bloqueadores de anuncios, kill switch o herramientas de ofuscación que ayudan a proteger aún más tu privacidad.
  4. Protección de toda la red. Las VPN cifran y redirigen todo el tráfico que se envía desde y hacia tu dispositivo, incluida cualquier aplicación que se ejecute en segundo plano.
  5. Proveedores responsables. La mayoría de las VPN cuentan con un sistema de atención al cliente en caso de que tengas problemas.

Inconvenientes de las VPN

ilustración que muestra los inconvenientes de una VPN frente a un proxy

  1. Variación de la calidad. Utilizar una VPN gratuita puede ser más peligroso que no utilizar ninguna. Algunos de los servicios gratuitos más peligrosos pueden recopilar y compartir tus datos de navegación o insertar malware en tu dispositivo.
  2. Políticas de registro. La privacidad que ofrece un servicio VPN depende de su política de registro. Algunas recopilan información de identificación, como direcciones IP o marcas de tiempo de conexión, que pueden utilizarse para identificar a los usuarios.
  3. Velocidades más bajas. Una VPN puede ralentizar la velocidad de conexión debido a la sobrecarga derivada de los protocolos de cifrado. Esta merma es casi imperceptible con un proveedor de alta calidad: cuanto mejor sea el protocolo de la VPN y el hardware remoto, menor será la sobrecarga.
  4. Más caras. Una VPN buena tiene un pequeño coste de suscripción mensual.

Para ver una lista completa de las limitaciones de las VPN, consulta nuestra guía de inconvenientes de las VPN.

¿Cuándo debo usar una VPN y cuándo un proxy?

Ilustración de una toma de decisión entre VPN y proxy.

Deberías utilizar un proxy si necesitas ocultar tu dirección IP o desbloquear un sitio web rápidamente, pero si se trata de datos sensibles o de una cuestión de privacidad seria, es mucho más seguro utilizar una VPN.

Cuándo utilizar un proxy

Un proxy es útil para acceder rápidamente a un sitio web bloqueado cuando no quieres ocultar tus datos a nadie. Puedes pegar la URL en un proxy HTTPS y acceder a esa página de forma puntual. En la mayoría de los casos la publicidad y la merma de velocidad no son un problema para eso.

Sin embargo, los proxies no son muy fiables, carecen de funciones avanzadas y pueden poner en riesgo tu privacidad. Incluso hay casos en los que los proxies de bloqueo de anuncios han filtrado datos personales, como direcciones IP.

Es una tontería utilizar un proxy gratuito y pensar que nadie va a ver lo que haces.

Usa un proxy si:

  • Necesitas saltarte rápidamente una restricción geográfica.
  • No te preocupa tu privacidad ni tu anonimato.
  • No vas a transferir datos personales sensibles.
  • Tienes que evitar rápidamente el bloqueo de un sitio web por dirección IP.

Aunque los servidores proxy no son la mejor alternativa en materia de privacidad, son geniales si no estás manejando información sensible. Los proxies web más populares son Hide.me, HideMyAss y Whoer.

Cuándo utilizar una VPN

Si necesitas desbloquear sitios web de manera habitual o quieres navegar de forma privada, utilizar una VPN es la mejor opción. Las VPN ofrecen una conexión segura y privada con capas adicionales de protección para mantener tus datos a salvo, independientemente de la seguridad de la red que uses.

Aunque Smart DNS es más fiable que una VPN cuando se trata de evitar las restricciones regionales, con una VPN puedes desbloquear sitios web y ocultar tu dirección IP sin estar expuesto a códigos extraños, inserciones de contenido o publicidad. Además, contarás con la protección de un túnel cifrado para todo tu tráfico de Internet.

Los servicios de VPN de calidad cuestan dinero, pero si te tomas en serio la protección de tu privacidad, la inversión merece la pena.

Usa una VPN si:

  • Te conectas a una red wifi pública.
  • Necesitas una solución a largo plazo para las restricciones geográficas.
  • Quieres proteger tu actividad de la vigilancia de ISP o gobiernos.
  • Buscas una solución a largo plazo para ocultar tu dirección IP.

El proceso para elegir una VPN de alta calidad es algo más complicado que el de seleccionar un proxy gratuito. Para hacerte una idea de cómo es una buena VPN, consulta nuestra lista de los mejores servicios de VPN o lee uno de nuestros análisis de VPN.

¿Qué es un proxy y cómo funciona?

Digamos que los servidores proxy son servidores remotos que funcionan como un intermediario entre el sitio web que visitas y tú.

Si utilizas un proxy, tu tráfico de Internet pasará por el servidor proxy antes de llegar a la dirección web que has solicitado. El proxy se conecta al sitio web en tu nombre, recupera el contenido de la página web y te reenvía la información.

Diagrama que explica el funcionamiento de un servidor proxy

La principal ventaja de utilizar un proxy es que no te conectas directamente a los sitios web que visitas. Si lo configuras bien, los sitios web no podrán ver tu dirección IP y, en su lugar, verán la dirección IP y la ubicación del servidor proxy, manteniendo tu ubicación real en secreto.

Puedes utilizar un servidor proxy situado en otro país para acceder a sitios web que están restringidos geográficamente en tu zona. Algunos proxies incluso te permiten elegir la ubicación desde la que quieres conectarte.

Usar un proxy es una idea genial para tareas sencillas como ver vídeos restringidos geográficamente o eludir la censura y los bloqueos de sitios web.

La mayoría de la gente utiliza proxies web en su navegador de Internet. Solo tienes que instalar el proxy como una extensión (por ejemplo, desde Chrome Web Store, si usas Chrome) y escribir la URL que quieres visitar.

Un buen servidor proxy también puede mejorar el rendimiento guardando copias de un sitio web a nivel local. Esto significa que si cien personas quieren acceder al mismo sitio web a la vez, el servidor solo tiene que enviar una solicitud para ese sitio. Este proceso se conoce como almacenamiento en caché.

En resumen, un proxy:

  • Funciona como un intermediario entre el sitio web que visitas y tú.
  • Oculta tu dirección IP de los sitios web que visitas.
  • Elude las restricciones geográficas de un determinado sitio web.
  • Elude los bloqueos de dirección IP en un determinado sitio web.
  • A veces, mejora la velocidad mediante el almacenamiento en caché.

¿Cuáles son los diferentes tipos de servidores proxy que existen?

Los servidores proxy se pueden configurar para que funcionen de muchas maneras diferentes. Es importante entender exactamente cómo funciona tu proxy para asegurarte de que cumple tus expectativas de privacidad y seguridad.

Protocolos de conexión del proxy

Es importante tener en cuenta los diferentes protocolos de conexión que puede utilizar un servidor proxy, es decir, el conjunto de comandos emitidos entre tu navegador y el servidor proxy.

Los servidores proxy más populares suelen usar uno de estos tres tipos de protocolo de conexión:

1Proxy HTTP

Un proxy HTTP es un método sencillo de usar un servidor remoto para obtener una página web a través de una conexión no cifrada.

Cuando se utiliza un proxy HTTP, tu navegador envía una solicitud GET al servidor proxy, que reenvía esta solicitud al servidor del sitio web al que estás intentando acceder.

El servidor web solo ve la conexión del proxy y responde como si fuera tu navegador. El proxy recibirá entonces esta respuesta y te la reenviará a ti.

Se trata de un proceso bastante transparente que no se diferencia mucho de la comunicación directa con el servidor web. Sin embargo, es posible que el propietario del proxy añada o cambie el contenido del flujo de datos. Esto significa que podrías recibir anuncios no deseados o incluso malware.

Aunque este tipo de proxy oculta tu identidad e IP del sitio web que estás visitando, el propio proxy verá todo lo que haces porque tus datos no están protegidos mediante HTTPS.

2Proxy HTTPS/SSL

HTTPS es la extensión segura del protocolo HTTP. Como su propio nombre indica, los proxies HTTPS funcionan con el protocolo HTTPS para enviar datos a través de Internet.

El proceso es el mismo que con el proxy HTTP, pero los datos entre tu ordenador y el servidor proxy están protegidos por el cifrado TLS.

Cualquiera que tenga acceso a tu red (incluido tu ISP) podrá ver los dominios a los que accedes, pero no las URL específicas que visitas.

Aunque los proxies HTTPS pueden ser útiles, están diseñados únicamente para manejar conexiones HTTP y HTTPS, lo que los hace menos funcionales que un proxy SOCKS.

3Proxy SOCKS/SOCKS5

Los proxies SOCKS son más flexibles que los HTTP o HTTPS. Pueden manejar datos de enrutamiento de varias fuentes distintas, como HTTP, HTTPS, SMTP (correo electrónico) y FTP (torrenting).

SOCKS5 es la versión más reciente de SOCKS. A diferencia de sus predecesores, es compatible con el cifrado y ofrece métodos de autenticación que proporcionan una capa adicional de seguridad.

SOCKS5 permite la autenticación con nombre de usuario y contraseña, además de la autenticación GSS – API. Si se configura correctamente, solo los usuarios autorizados pueden acceder a un determinado servidor.

Aunque SOCKS5 es más flexible y seguro que otros tipos de servidores proxy, su configuración es más complicada. Salvo que uses muchísimos torrents, es probable que el tiempo y las molestias necesarias para configurar y utilizar SOCKS sean excesivos en comparación con la sencillez de una VPN.

Algunas VPN ofrecen servidores proxy SOCKS5 como parte de su servicio, lo que te ofrece el lujo de poder elegir fácilmente entre un servidor VPN o un servidor proxy SOCKS5.

4Proxies transparentes

Un proxy transparente le dice al sitio web de destino que es un servidor proxy y reenvía tu dirección IP real, lo que significa que el sitio web que visitas podrá identificar tu verdadera ubicación.

Casi ningún usuario utiliza proxies transparentes por esta misma razón. Suelen instalarlos bibliotecas, empresas y escuelas que los utilizan para filtrar contenidos o supervisar la actividad. También se utilizan en redes wifi públicas para impedir que los usuarios accedan a contenidos que ocupan demasiado ancho de banda.

Configuraciones de servidores proxy

Los servidores proxy pueden configurar los protocolos de diferentes maneras, y cada configuración ofrece una experiencia significativamente diferente en términos de privacidad y seguridad.

1Proxy privado y dedicado

Un servidor proxy privado solo puede utilizarlo una persona a la vez. Un proxy dedicado no es más que un proxy privado con una dirección IP fija que no cambia nunca. El objetivo principal de estas herramientas es ocultar tu dirección IP personal.

Como solo lo puede usar una persona, los servidores proxy privados y los dedicados suelen tener un coste.

2Proxy público y compartido

Un proxy compartido es una colección de direcciones IP proxy privadas que pueden usar varias personas a la vez. Es una alternativa más económica que un proxy privado porque el coste suele repartirse entre varios usuarios.

Los proxies públicos también los utilizan varias personas, pero son gratuitos y mucho menos seguros. Estos proxies implican riesgos de seguridad importantes. En primer lugar, estás compartiendo un servicio con un número ilimitado de extraños, y cualquiera de ellos podría estar usando el servicio para llevar a cabo actividades ilegales.

El propietario del proxy público también puede hacer un mal uso de los datos de los usuarios que se conectan a él. Podría vendérselos a los anunciantes o compartirlos con las autoridades.

En definitiva, no tienes ni idea de lo que puede pasar con tus datos una vez que llegan al servidor proxy. Por eso, es mejor evitar los proxies públicos.

3Proxy web

Los proxies web te permiten utilizar un formulario del navegador para navegar hasta una página web bloqueada u ocultar tu IP de un sitio web. Muchos de estos servicios son también proxies públicos.

A continuación puedes ver un ejemplo de proxy web. Este ejemplo en concreto está alojado en Hide.me y permite a los usuarios elegir la ubicación de su servidor proxy antes de enrutar sus datos.

Captura de pantalla del servicio proxy web de Hide.me.

Lo malo de este tipo de proxy es la usabilidad. Las páginas que se muestran a través de este tipo de proxies suelen aparecer con el formato alterado o no conservan la funcionalidad original. Como son gratis y de uso compartido, es casi seguro que experimentarás velocidades lentas y que encontrarás publicidad cuando utilices servicios de proxy web.

Estos proxies son útiles para visitar un sitio web bloqueado que no involucre datos sensibles, pero implican riesgos similares a los de un proxy público y su funcionalidad, en general, es bastante pobre.

4Proxies residenciales y de centros de datos

Un proxy residencial usa una dirección IP facilitada por un proveedor de servicios de Internet (ISP), no por un centro de datos. Estas direcciones están vinculadas a un dispositivo físico real, como un teléfono móvil o un ordenador de sobremesa.

Cuando se usa un proxy residencial, el sitio web al que te conectas no puede detectar que estás utilizando un proxy, porque parece que te estás conectando a través de una IP normal. Los sistemas de seguridad suelen fiarse más de las IP residenciales porque solo se asignan a direcciones residenciales reales.

Los proxies de centros de datos, en cambio, proporcionan direcciones IP privadas que provienen de una corporación de terceros y no están afiliadas a un proveedor de servicios de Internet (ISP).

Las IP de los centros de datos suelen ser más fáciles de adquirir que las IP residenciales. Las direcciones IP de un centro de datos son, por lo general, muy similares (van en orden ascendente, por ejemplo). Por eso, es más evidente que se están usando como proxy, lo que puede provocar el bloqueo.